La promesa

La promesa

Cambio de pañuelo: ¿Traición o muestra de valor?
La Pañoleta Scout
Cambiarse de Grupo: Una Nueva Oportunidad

LA PROMESA



 

Desde chica soñaba con tenerla, mi primer día estaba fascinada con sus colores, no sabía qué tenía que hacer pero quería ser como ellos, poder reír y cantar ante cualquier dificultad. Un día los encontré cerca de mi casa y lo probé, después de aquel día asistí sin falta alguna a todas las actividades, veía como se la daban a algunos otros y antes de obtenerla decían unas palabras, temía no poder decir lo mismo yo, no entendía muy bien qué tenía que hacer, sólo sabía que un día llegaría.

Cuando ese día llegó unas horas antes alguien me mencionó que me la darían, entré en mucha preocupación pues no sabía las palabras, recuerdo haber ido al baño para leer mi agenda y poder aprenderme la que ahora iba a ser la promesa de mi vida, aunque en ese momento no lo sabía, solo intenté memorizarla lo más rápido que pude pero no lo logré y por ello estuve preocupada todo el día, me ocultaba de mis scouters pues temía que no pudiera obtenerla por no saber que decir, tenía mucho miedo, me temblaban las manos y lo peor es que no podía decirle a nadie lo que estaba pasando, iban a estar decepcionados de mi.

Creí que no iba a pasar al final de todo, regresamos al local y fue ahí donde vi a mi familia esperándome, volví a sentir los nervios de punta, la sangre se me fue a la cabeza y mi cuerpo quedó frío, temblaba y no sabía que hacer, me pidieron que pasara al frente y no recuerdo haber estado tan nerviosa en mi vida, comenzaron a explicarme el significado de aquella hermosa pañoleta que iba a estar colgada de mi cuello a partir de ese momento, el significado de los parches, y el más importante, el significado de la flor de lis. Cuando llegó el momento de recitar mi promesa intenté decir lo que me había aprendido en el baño pero no pude, fue ahí donde mi scouter me ayudó, me apoyó diciéndola en voz baja para que yo la pudiera repetir, al final de todo siempre estuvo para apoyarme y verme crecer, había pasado lo que había estado temiendo todo el día, se sentía tan bien haber hecho esa promesa, haberla entendido mientras la repetía resultaba más fácil que leerla rápido en un baño, desde aquel entonces mi pañoleta a cambiado pero la promesa ha seguido, y junto con ella el trabajo continuo para construir un mundo mejor.

El día de hoy repetiré una vez más esa promesa que tanto temí aquel día y hoy la llevo grabada en mi corazón, así que: “Yo prometo por mi Honor, hacer cuanto de mi dependa, para con Dios y la patria ayudar al prójimo en toda circunstancia y cumplir fielmente la ley scout”.

1401989_869596563116891_5453500909298731219_o

Paulina Vásquez

Pvasquez@fogonvirtualscout.com

COMMENTS