Tips Para Organizar Tu Trimestre

¿Qué es ser Caminante?
La Mística del Rover: Lo que hay que saber
Una Caminata por Colombia

La Virtud de Manejarse ¡Organiza tus Prioridades!

Primer día de actividades, saltas corriendo de la cama, te bañas, comes, te pones el uniforme, tu pañoleta y sales corriendo para el grupo. Te reencuentras y saludas, hacen la apertura del año, entras a la base con tus compañeros… ¿Qué es lo primero que se escucha del lado del dirigente? ¡ARMEN EL CRONOGRAMA DE ESTE AÑO!

Si sos caminante/raider o Rover, seguro en el momento pensaste en millones de cosas que se te vinieron a la cabeza y dijiste que sería mejor ir pactando fechas anotadas o en calendarios para ir siguiendo un orden de lo que se quiere y debería hacer.

Hay muchos resultados para la realización de un cronograma. Puede ser todo un éxito y el año puede terminar de manera triunfal con resultados enriquecedores para todos los miembros de la rama. También puede pasar que llevar a cabo un cronograma haya salido a medias y hubo cosas que quedaron desarrolladas o realizadas a medias, o incluso que el año haya terminado en un “fracaso” por no haber llegado a realizar al 30% de las cosas que se tenían propuestas.

Si perteneces a una de las ramas mayores ¡Voy a dejarte algunos fogoconsejos para que a la hora de programar tu año logres resultados lo más satisfactorios posibles!

Hay muchas áreas generales a la hora de realizar un programa de todo el año: Mística, técnica, proyectos, servicios, áreas de crecimiento, campamentos, entre otras. Lo más importante no sería pensar en lo que ya hicimos antes y queremos seguir reforzando (¡Aunque claro que se puede!) sino en que nos hace falta con tanta urgencia y necesitaríamos para seguir creciendo. Lo cual no es necesariamente un conocimiento nuevo. Pueden serlo la falta de materiales, un lugar no apto para hacer actividades, una persona o guía que apoye, etc.

¡Siempre hay que pensar a futuro!

En cuanto a lo que serían las áreas de crecimiento y la mística eso siempre dependerá de la rama de la que estemos hablando. El nivel de prioridad dependerá de cómo se vean en la rama. ¿Saben su significado? ¿Saben lo que abarca? ¿Saben sus objetivos? ¿Su historia? ¿En que los va a ayudar? ¿Su progresión? ¿Su mística?

Tal vez sea el gran caso de que estén reforzados, en ese caso  pueden ocupar su programa para cosas más importantes o, tal vez se dé el caso que por tener miembros nuevos haya que hacer un reinicio o repaso de ciertas vivencias y aprendizajes.

¡Siempre hay que estar identificado con lo que uno hace, y sobretodo entenderlo!

En el caso de los proyectos y servicios es bueno que haya unas cuantas ideas a la hora de realizar un programa. Un Scout no es un Scout sin servicio (Más inclusive en el caso de un Rover) por lo tanto siempre debe haber algo para poder dar sin recibir nada a cambio. Los proyectos pueden venir como extensiones de servicios, incluso de algunos puntos anteriores de lo que se estuvo hablando. El mejorar el espacio de trabajo o la falta de materiales y condiciones sería un claro ejemplo. ¡De ahí que los proyectos sean en base a esas mejoras por medio de un financiamiento con eventos o con el trabajo de equipo ya es un muy buen avance!

Resumiendo, proyecto y servicio van de la mano, el proyecto puede ser la extensión de un servicio o simplemente algo para enriquecer las necesidades del grupo o comunidad.

En la técnica siempre es bueno que haya un seguimiento. Si estuviste al tanto de los puntos anteriores y estas en condiciones de aprender y reforzar la técnica scout, ¡Hazlo! Como única recomendación te diría que siempre tengas un espacio no tan grande en tu calendario entre un día de técnica y otro. Ya que con eso se lograría perder lo aprendido anteriormente con el pasar del tiempo. Y eso complicaría el poder reforzar lo aprendido.

¡Siempre hay que estar al tanto de la práctica!

Los campamentos en sus fechas generalmente no son decisión de la comunidad o equipo, aunque si eres Rover/clanero y tu comunidad tiene la oportunidad de hacer campamentos de rama simplemente habla con tu dirigente y tenlo. Siempre y cuando no interfieran con actividades ya pactadas y que sean con un buen tiempo de anticipación. Lo recomendable sería NO realizar campamentos en fechas que puedan interferir o dejar por la mitad ciertas actividades del programa. De lo contrario, pueden llegar a retrasarse e incluso a perder la actividad. Por último y para ir complementando, pueden combinar las actividades de técnica con un campamento de rama y de esa manera, tener menos dificultades y más espacio para seguir enriqueciendo a su programa ¡Y a su rama!

¡Siempre hay que saber unificar!

Si tienen en cuenta la importancia de lo primordial y el aprender a unificar ciertas actividades, y a manejar los tiempos tendrán un gran aumento en la posibilidad de éxito en su año scout ¡A no desaprovecharlo!

¡Siempre hay que estar listos!


Nicolás Quevedo

Nquevedo@fogonvirtualscout.com

COMMENTS