III Congreso de Educación Moral (Enero 1923): La educación Por El Amor En Sustitución De La Educación Por El Temor

Esta conferencia no tocara directamente los punto s del gusto de Baden Powell, no hablara de la India, ni de África, ni de las actividades de los muc

Scouts de El Salvador
Importancia del Uniforme
¿Qué significan los Scouts para mí?

Esta conferencia no tocara directamente los punto
s del gusto de Baden Powell, no hablara de la India, ni de África, ni de las actividades de los muchachos, si no que presentará lo que podemos llamar una parte de lo que es la filosofía del escultismo ante un grupo o educadores, o de filósofos de la educación, por lo que el mismo vocabulario y la presentación del tema son muy diversos de los que estamos acostumbrados, de los que leemos los libros del fundador.

    La educación por el amor en sustitución de la educación por el temor en sí es sugestiva, ya que presentará, lo que llamamos los fundamentos del escultismo desde un punto de vista que es de interés de la sociedad de aquellos días y también de hoy. Hoy hablamos de lo que es el amor como base para una verdadera educación, y creo que las siguientes líneas nos darán grandes pistas para lograr que en el mundo reine el amor, en el mundo que se mueve en el temor, en el odio, en los antivalores, más que en los valores humanos, que por ser humanos son al mismo tiempo valores religiosos.

Fernando S. y García S.

El predominio del temor

    Un día, observé en un templo de oriente, un Dios de tres caras, representando el amor, el odio y la paz, pregunté cuál de las tres caras tenía mayor número de adoradores. Me contestaron que la mayor parte de las ofrendas eran dedicadas al odio. No porque el pueblo desease el odio, sino porque el temor al odio de los demás, les hacía buscar la protección del genio del mal.

    Parece absurdo, pero si reflexionamos ¿No es el miedo, después de todo, lo que rige la política en todos los países del mundo?

    Queremos la paz y por eso nos preparamos para la guerra, temiendo un ataque del enemigo. Oramos por la paz, pero por el temor a los horrores de la guerra. En la conformación de los gobiernos, si pedimos representación para las diferentes clases, es porque tenemos miedo a la legislación de una clase en particular. Y en gran parte practicamos el bien, por recelo a las consecuencias, de que se pongan al descubierto nuestras faltas. El miedo a la pobreza nos obliga a ganar dinero. Y es tan común que sea el temor a dios la base de la moralidad, o sea ¿La superstición sustituyendo a la fe?

Imponiendo una nueva orientación

    Para desarraigar el mal, definitivamente es necesario sustituirlo por otra influencia: Por el bien. Para abolir el dominio del temor es preciso sustituirlo por otra influencia no menos poderosa si no una equivalente o de mayor fuerza. Si en algunos casos citados  sustituyéramos el temor por el amor, veríamos pronto disminuir la pobreza, el crimen y las calamidades en nuestros respectivos países y, por la confianza mutua, sin maldad y con buena voluntad, la paz surgiría entre las naciones.



COMMENTS