Cambiarse de Grupo: Una Nueva Oportunidad

Cambiarse de Grupo: Una Nueva Oportunidad

No todo está perdido Los que somos scouts desde chicos, sabemos muy bien que nuestro grupo es especial para nosotros. Es aquel donde nos formamos

Cambio de pañuelo: ¿Traición o muestra de valor?
La promesa
La Pañoleta Scout

No todo está perdido

Los que somos scouts desde chicos, sabemos muy bien que nuestro grupo es especial para nosotros. Es aquel donde nos formamos en la hermandad, en el amor al prójimo, en las técnicas scout. Todo lo que aprendimos desde esos días nos van a quedar marcados para siempre. Nuestro primer grupo es eso. Una marca en el corazón que se lleva para toda la vida.

Es ese donde pasamos los momentos más felices de nuestro desarrollo en el scoutismo; donde tus primeros campamentos se llevaron a cabo; donde experiencias, tal vez, nunca vividas, se volvían realidad; donde nuestros primeros amigos surgían; donde se crearon lazos tan fuertes capaces de derramar lágrimas por un pequeño hermanito scout recién promesado.

Pero no todo es eterno. Y hay muchas razones por las cuales tenemos que alejarnos de ese grupo donde dimos nuestros primeros pasos. Por trabajo, por estudio, por cuestiones familiares.

Y es una situación compleja y difícil para un scout. Significa separarte, de cierto modo, de tus recuerdos, tus amigos, las cosas que sellaron gran parte de tu vida. Y estarán pensando, ¿Por qué el título “No todo está perdido”, si estoy siendo tan negativo?

Pues porque es cierto. La vida está llena de cambios. A veces suaves. Muchas otras,  cambios profundos e irreversibles. Pero no por eso uno se derrumba en sí mismo. Los cambios siempre pueden tener su lado positivo. El formar parte de un nuevo grupo significa conocer gente nueva, tener nuevas experiencias de vida, tomar contacto con nuevas realidades.

Un nuevo grupo es aceptar ese cambio, no como una realidad oscura, llena de dolor; si no como una con vientos a favor que te harán crecer como persona y como scout. Tu felicidad no depende solo de un grupo u otro, depende de las relaciones y experiencias que uno tome de este grupo. Por eso, y por mucho más, te digo esto. Lo digo desde lo más profundo de mi corazón. He pasado por esta situación y no es nada fácil, pero puedo asegurarte que lo puedes lograr si pones de ti toda tu voluntad.

El scoutismo, las relaciones humanas, la hermandad que nuestro movimiento genera lo puedes encontrar a donde vayas. Tú eres el que permite que las cosas te afecten de tal manera. Y recuerda siempre, que hermanos scout siempre van a estar ahí para acompañarte en lo que necesites. Nunca, jamás, bajes los brazos.


Juan Manuel Farneda

Jfarneda@fogonvirtualscout.com

COMMENTS