Una Hermandad Mundial

Una Hermandad Mundial

¿Qué tipo de Scout eres?
Quinto Aniversario del Fogón Virtual Scout
Los Scouts Venden Galletas

Un sentimiento terrible quedó dando vueltas dentro de mí, cuando mirando las noticias, me puse al corriente de lo que estaba sucediendo en el Reino Unido. Ver sufrir a una persona de una manera tan atroz como un atentado es algo que a cualquier persona le afecta y que desea con todas sus fuerzas, nunca le ocurra.

Y es que un hecho de tal magnitud es injustificable e inaceptable. No me malinterpreten, repudio cualquier hecho de violencia, solo estoy ejemplificando con un algo tan reciente, lo que va perdurar por mucho tiempo en el consiente colectivo de muchas personas. Desde el más simple acto de intimidación, hasta las guerras que matan a miles y miles de personas, siempre la violencia es reprensible.

Como scout, formamos parte de la humanidad. Somos portadores de un mensaje de paz para el mundo. Muchos de nosotros formamos parte de generaciones que en un futuro no tan lejano tomarán las riendas de nuestro mundo y debemos decidir, entre seguir la vía de la violencia y autodestruirnos; o alcanzar un respeto mutuo y romper barreras ideológicas y culturales que desde la antigüedad, y aún hoy en día, nos dejan heridas difíciles de curar.

Como scout, pero sobre todo como mensajeros de paz y humanos que somos, no podemos permitir darnos el lujo de aceptar como propio la violencia. Esta no se justifica sobre ningún concepto.  Nuestra ley nos enseña que debemos ser respetuosos y hermanos de todos.

Hoy el mundo nos presenta un sinfín de dificultades que tenemos que sortear para alcanzar la paz entre todos y un futuro próspero. Nuestra misión como scout es ayudar al prójimo y estar siempre listo ante todas las situaciones que se nos presenten. Pero también, creo yo, que como personas tenemos la responsabilidad de cuidarnos entre todos, dejar las diferencias a un lado y encontrar puntos en común para alcanzar definitivamente la igualdad y olvidarnos de la violencia como método de imponer nuestra voluntad.

Cada vez más personas, intelectuales, científicos y religiosos se dan cuenta que por el camino que estamos transitando hoy en día no nos va a llevar a un buen camino. Alguien muy sabio una vez dijo que

“Los hombres construimos demasiados muros y no suficientes puentes”.


Juan Manuel Farneda

comunicaciones @fogonvirtualscout.com

COMMENTS