A última hora

    Esta historia comenzó desde un viernes a las 2:10 de la tarde, faltaban 10 minutos para que mi clase acabara, ya estaba mentalizado qué era lo que debía hacer, en mi mente se había formado una lista imaginaria de deberes preparados para ser tachados al cumplirlos. Sonó el timbre y como cual lobato hambriento corrí hacía mi auto, había sido día de entrega y con trabajo lograba mantener el equilibrio de mis 2 …

Continuar leyendo