.



Querido Dios,
ayúdame a ser un buen Castor, siempre trabajador y obediente. Cuida a mis seres queridos y ayúdame a hacer las cosas bien.
Así sea.


Jesusito de mi vida,
enséñame a ser como tú, a compartir con alegría, y que el trabajo con mis amigos, sea siempre bueno.
Así sea.



Oh Dulce y buen Señor mío, enséñame a amarte, y a ser feliz, sirviendo a los demás.



Dulce y buen Jesús mío,
enséñame a ser humilde y bondadoso, a imitar tu ejemplo, a amarte con todo mi corazón y a seguir el camino que ha de llevarme al cielo junto a Ti.
Así sea.



Oh mi buen Señor!
Ayúdanos a ser leales siempre, a ser útiles a los demás; concédenos en nuestro camilo la alegría de vivir y antes de cometer malas acciones, regresemos a ti.
Así sea.



Señor Jesús,
enséñame a ser generoso, a servirte como te mereces, a dar sin medida, a combatir sin temor a las heridas, a trabajar sin descanso, y a no buscar más recompensa que saber que hago tu santa voluntad.
Así sea.


Origen: Esta oración fue escrita por San Ignacio de Loyola dedicada a San Francisco Javier, Patrón de las misiones, cuando fue enviado como primer misionero a Oriente y fue adaptada por el venerable Jacques como oración scout



Jesús, mi mejor guía,
tengo la responsabilidad de ser el guía de mi patrulla.
Yo te pido tu ayuda para conocer mejor a mis patrulleros, y responder a sus necesidades.
Yo soy consciente que mis actitudes y ejemplo, son más importantes que mis habilidades.
Ayúdame a ser justo, amable y generoso con todos ellos. Infunde a mi patrulla un espíritu alegre, guía nuestras aventuras y ayúdanos a construir un mundo mejor, para así adquirir un verdadero estilo scout y vivir nuestra Promesa para servir a los demás.
Así sea.



Señor,
danos fuerza para subir montañas y explorar valles
y así mejor comprender Tu grandeza. Ayúdanos a ser sencillos y austeros para que amemos y respetemos a los demás. Concédenos un alma leal y humilde para servir y superarnos día a día.
Así sea.



Señor,
tú que dijiste, yo no vine a traer la paz si no la guerra, en causa de nuestras energías para hacer la revolución pacífica dentro del amor fraterno y cuando vacilemos en el combate, oigamos tu voz y nuestro grito sea fe, esperanza y amor.
Así sea.


Origen: Una Parte de la Oración de Pioneros CSA se ha sacado de dos Evangelios de la Biblia:

Lucas 12, 46 – 53
Por Jesús o Contra Jesús
Yo he venido a arrojar fuego sobre la tierra, ¡y cómo desearía que ya estuviera ardiendo! Tengo que recibir un bautismo, ¡y qué angustia siento hasta que esto se cumpla plenamente! ¿Piensan ustedes que he venido a traer la paz a la tierra? Os digo que no, sino la división. De ahora en adelante, cinco miembros de una familia estarán divididos, tres contra dos y dos contra tres: el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra».

Mateo 10, 34 – 36
No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada.
Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa.



Señor,
Guía y apoyo de mis pasos, gracias por el amanecer que ilumina mi sendero, por despertar en mí las fuerzas que me animan a avanzar por la vida, enséñame a ver con tus ojos a mis hermanos, para vivir y cumplir cada día mi Promesa Scout.
Así sea.


Señor,
danos un Corazón Alerta, Para que ningún pensamiento nos aleje de Ti. Rectitud , Para que los hombres puedan confiar en nosotros. Fortaleza, Para no ser abatidos en la adversidad. Libertad, Para no atarnos a ninguna pasión. Generosidad, Para abrirnos a los demás, Y todo lo bueno hacer crecer.
Así sea.


Señor,
ayudame a encontrar la fortaleza del viejo roble, para que ningún triunfo me envanezca, la alegría de la naturaleza, para que ninguna soledad me abata, la libertad del ave, para elegir mi camino, y la voluntad del caminante, para seguir siempre adelante y servir.
Así sea.



Dame Señor,
un corazón vigilante que ningún pensamiento vano me aleje de Ti,
un corazón noble que ningún afecto indigno rebaje;
un corazón recto que ninguna maldad desvíe;
un corazón fuerte que ninguna maldad esclavice;
un corazón generoso para servir.
Así sea.


Origen: La oración de los rovers, la oración del clan, tiene su origen en una oración de Santo Tomás de Aquino al Santísimo Sacramento, la cual fue escrita en Italia o Reino de Nápoles hace más de 750 años.
“Dadme, ¡oh Señor Dios mío¡, un corazón vigilante que por ningún pensamiento curioso se aparte de Vos; dadme un corazón noble que por ninguna intención siniestra se desvíe; dadme un corazón firme que por ninguna tribulación se quebrante; dadme un corazón libre que por ninguna pasión violenta le domine”
Esta es parte de la Oración de Santo Tomás de Aquino al Santísimo Sacramento escrita en su libro “Summa Theologiae, (latín) o “Suma de teología” en el año 1273, el cual buscaba responder una serie de preguntas o cuestionamientos que se hacia (o se hacen actualmente) a la Iglesia. tras completar su tratado sobre la Eucaristía, tres hermanos le vieron levitar en éxtasis y fue entonces en que este decide no culminar su libro.



Señor,
tú que me diste el deber de dirigir, dame ahora la alegría para trabajar, la seguridad para disponer y humildad para servir. Convierte en fortaleza mi debilidad, en madurez mi inexperiencia,
en habilidad mi torpeza y en serenidad mi impaciencia. Quiero con tu ayuda bondadosa y generosa realizar la misión que me has encomendado.
Así sea.



Jesús de Nazaret, guía y compañero nuestro,
que a pesar de nuestras debilidades nos has escogido como responsables de nuestros hermanos scouts,
haz que nuestras palabras iluminen su camino por el sendero de tu Ley;
que sepamos mostrarles tus huellas divinas en la naturaleza, enseñarles lo que debemos
y conducirlos, de etapa en etapa hasta Ti, en el campo del reposo y de la dicha donde has puesto tu tienda y la nuestra para la eternidad.
Así sea.



¡Oh Dios!
Nos unimos con los scouts de todo el mundo para pedir por la Paz.
Ayúdanos para que a través del Escultismo podamos llegar a entendernos los unos a los otros mejor, y aprender a vivir juntos en armonía.
Así sea.



Llega la noche, silencio, paz; queda el hombre sumido en la oscuridad.
Noche tranquila, silencio, paz; vela arriba una estrella con su brillar.
Ella estará contigo ante el altar; junto con esa estrella hoy velarás.
Víspera de promesa, ante el altar, vela hermano lo han de significar para ti, tus insignias y tu foulard.



Cristo, no tienes manos, tienes sólo nuestras manos para construir un mundo donde habite la justicia.
Cristo, no tienes pies, tienes sólo nuestros pies para poner en marcha a los oprimidos por el camino de la libertad.
Cristo, no tienes labios, tienes sólo nuestros labios, para proclamar a los pobres la Buena Nueva de la libertad.
Cristo no tienes medios, tienes sólo nuestra acción para lograr que todos los hombres sean hermanos.
Cristo somos la única Biblia que el pueblo lee aún, somos el único mensaje libertador de Dios-Padre-del pueblo, escrito con obras y palabras eficaces.



Padre de todos nosotros.
Nos reunimos ante Ti, hoy y aquí, numerosos, pero uno en nuestra hermandad bajo Tu Divina Paternidad.
Venimos ante Ti con los corazones agradecidos y regocijados por las muchas bendiciones que nos has concedido y agradecidos de que nuestro Movimiento haya prosperado siendo aceptable a Tu mirada.
A cambio, nosotros depositaremos en Tu Altar, como un humilde ofrecimiento de gracias, los sacrificios que podamos realizar al servicio de los demás.
Pedimos que durante nuestra comunión aquí, juntos, podamos, bajo Tu Divina Inspiración, obtener una perspectiva más amplia, una visión más clara de todo lo que se encuentra abierto ante nosotros y de las oportunidades que se nos presentan. De este
modo podemos seguir adelante con fortalecida fe para cumplir con nuestra misión de enaltecer los ideales y poderes de la humanidad y de ayudar, a través de una comprensión más íntima, a resucitar Tu Reglamento más feliz de Paz y Buena Voluntad en la Tierra. !Escúchanos, Oh, Padre!



Padre de todos nosotros,
danos tu gracia a los guías y scouts de todos los países a fin que podamos amarrarnos a la verdad y huir de toda falsedad de palabra u obra.
Ayúdanos a afrontar alegremente nuestras tareas diarias, a hacer el bien a nuestro alrededor;
mantennos al servicio de los demás y enséñanos el sentido de la verdadera fraternidad.
Perdona nuestras infidelidades a la promesa y a la ley; danos fuerzas para resistir a la tentación.
En los momentos difíciles, concédenos dirigirnos a Ti con un corazón esperanzado y presentar al mundo un rostro alegre.
Danos la fuerza de seguir tu camino y, por tu poder, de superar las dificultades hasta el fin.
Así sea.



Porque hoy es tu fiesta, Señor, cantando vamos a tu encuentro; porque hoy es tu fiesta, Señor, se alegra nuestro campamento.
Acepta como ofrenda, Señor, nuestro esfuerzo de cada día, proyectos y sueños en flor, también penas y alegrías.
Tu pan sabe a trigo de amor, a sangre tu copa de vino, el alma me sacias, Señor, mas sé que de Ti no soy digno.
Tu paz danos siempre, Señor, promesa de un mundo nuevo, la paz que es signo de tu amor; hermanos, la paz os deseo.
Porque hoy es tu fiesta, Señor, cantando vamos a tu encuentro; porque hoy es tu fiesta,
Señor, se alegra nuestro campamento.



Amar es confiar en los otros;
Amar es compartir lo nuestro con los demás;
Amar es tener la capacidad de ponerse en el lugar del otro;
Amar es saber aceptar a los demás tal como son;
Amar es creer que todos los hombres somos hermanos;
Amar es comprender los errores de los demás;
Amar es saber regalar sonrisas;
Amar es dar nuestro tiempo a una causa noble;
Amar es escuchar sin prisas a los demás;
Amar es saber callar a tiempo;
Amar es saber guardar un secreto;
Amar es ceder un puesto;
Amar es ayudar a levantar el ánimo decaído;
Amar es contestar una carta;
Amar es orar por los demás;
Amar es dar, recibir, ayudar, compartir, sugerir, esperar…



Señor Jesús,
sabemos que un día volverás; nos juzgarás de amor, un bello atardecer.
Tu pasarás la lista y nos preguntarás una lección sencilla, los temas del amor.
Dichoso, si, dichoso, si al pobre dimos pan, bebida a los sedientos, amor al perseguido.
Dichoso, si, dichosos, si siempre al extranjero abrimos nuestra puerta con gracia y con amor.
Dichoso, si, dichosos, si siempre a los ancianos, lo mismo que a los niños, supimos escuchar.
Dichosos, sí, dichosos, si al solo y al enfermo llevamos, como un eco, la voz de la amistad.
Así sea.



Estoy hecho un lío, Señor.
Miro la vida y no encuentro en ella mi sitio.
Me preguntan que voy a ser mañana y no tengo más respuesta que un “lo pensaré”.
Me encuentro perplejo…
Sé que tengo que decidirme, buscar el camino que Tú me has preparado, pero me cuesta y hasta tengo miedo.
Señor, que pueda comprender con acierto cuál es ese camino que me pides, y que sea capaz de recorrerlo con valentía.
Habla, Señor, que te escucho.



Señor, gracias,
porque me quieres como soy dentro de mi hogar, aunque a veces me pides que cambie…
Gracias porque me acoges en tu Iglesia y perdonas mi desidias.
Señor, gracias, porque quieres ser mi Padre, mi Hermano Mayor y mi Jefe en el Grupo.
Llévame de la mano, como llevaste a tus primeros amigos,
y corrígeme con cariño, cuando intente ser el otro, que no quiero ser, pero que llevo en mí.
Así sea.



Quiero atrapar el viento entre mis manos y no dejarlo escapar.
Quiero ser como el río que en la noche corre y juega.
Quiero subir a un monte y desde allí tender la mano hacia mi Dios.
Quiero ser como el árbol, como el musgo, como el pájaro.
Quiero que todos juntemos nuestras voces para gritar a la Tierra que creemos en la amistad.
Quiero cantar a todos los que sufren, y enseñar el Escultismo a quien llora en soledad.
Quiero aprender del sol a ser constante, a no perder mi luz.
Quiero escuchar el aire hablando con el árbol.
Quiero poner mis pies cansados en la hierba al acampar.
Quiero seguir la ruta que conduce hacia la paz.



  • Señor, enséñame a ser generoso. “Felices los que tienen corazón de pobre, porque de ellos es el Reino de los Cielos”.
  • A servirte como te mereces. “Felices los de corazón limpio, porque verán a Dios”.
  • A dar sin medida. “Felices los compasivos, porque obtendrán misericordia.”
  • A combatir sin miedo a que me hieran. “Felices los que lloran, porque recibirán su consuelo”. Y “Felices los perseguidos por causa del bien, porque de ellos es el Reino de Dios.”
  • A trabajar sin descanso. “Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.”
  • A no buscar mas recompensa que saber que hago tu voluntad.”Felices los que trabajan por la paz, porque serán reconocidos, como hijos de Dios.”


Las manos son expresión de la generosidad de las personas, entregadas a la causa noble de hacer un mundo mejor:
Manos que acarician suavemente la piel de un niño;
Manos que saben cambiar, sin causar dolor, unas gasas llenas de pus;
Manos curtidas por el trabajo duro y mal pagado;
Manos artesanas que amorosamente modelan el fango;
Manos benditas que trabajan la tierra y guardan sus frutos;
Manos arrugadas por los años y por la entrega;
Manos abiertas a la gozosa acogida;
Manos de barro capaces de acoger a Dios.
Así sea.



 

No se admiten más comentarios