La nueva pañoleta de la Asociación de Scouts de México.
                                                                                          
Hace un par de semanas, la Asociación de Scouts de México (ASMAC) reformó su manual del uniforme con algunas novedades y sorpresas, no del agrado de todos sus miembros. Pero una en específico unificó el sentido del patriotismo que tanto se añoraba en la ASMAC: el nuevo diseño de la pañoleta que nos representa como congregación.

¿Por qué este nuevo cambio ha dado tanta fascinación?
Durante unos siete u ocho años, en la Asociación mexicana se utilizaba una pañoleta que a sentir de todos los scouts, era aburrida, obsoleta y opaca. No representaba de ninguna manera a nuestro país, no era atractiva y no tenía mucha alusión a nuestras tradiciones que tan maravillosas resultan para otras asociaciones e incluso para otras naciones.
La pañoleta se utiliza en eventos masivos, tales como los Foros Nacionales, la Asamblea de Asociados e incluso para representar a nuestra delegación en campamentos de talla mundial, como Jamborees o Moots.
Para el uso de tal magnitud en diferentes actividades nacionales e internacionales, hacía falta una pañoleta que le diera sentido de unificación y pertenencia a la ASMAC, de manera que se portara con orgullo y fuera una codiciada moneda de intercambio.  
De manera que, durante estas dos últimas semanas, en redes sociales estuvieron circulando diferentes imágenes del nuevo diseño de la pañoleta mexicana, causando furor y emoción entre todos los scouts. Tras muchos años de utilizar la misma pañoleta simple y sin alegorías mexicanas, este nuevo patrón le trae un cambio significativo a toda la asociación.

El diseño, que evoca nuestras raíces y tradiciones, resulta atractivo no sólo para la misma ASMAC, sino para las asociaciones hermanas de Latinoamérica. La pañoleta cuando está extendida se aprecia una marca de agua con el Calendario Azteca o la Piedra de Sol, uno de los símbolos que por años le ha otorgado identidad a todo un país. También se agregaron los colores patrios, por lo que se puede apreciar un cintillo tricolor (representado en verde, blanco y rojo). En la parte verde se plasmaron 32 símbolos que representan a cada una de las entidades federativas, mientras que en el rojo se colocaron símbolos de las culturas originarias del país. En el pico de la pañoleta se puso la cabeza de Quetzalcóatl, deidad maya  escogida como emblema que ahora representaría a la ASMAC, el cual está enmarcado por dos grecas escalonadas mixtecas en verde y rojo.

¿Se le está dando demasiada importancia a un diseño? .
Pero tiene muchas razones de ser, si un símbolo no produce identidad difícilmente se portará con gusto u orgullo. Y es bien sabido que el sentido de pertenencia en una congregación es importante y vital para que el espíritu de dicha asociación se vea reflejado y sea tangible.           
Sin duda alguna, este es un gran acierto y un avance importantísimo que como Asociación semantengan vivas nuestras tradiciones de las cuales estamos muy orgullosos.

Yaribel Vera.