La inteligencia emocional es una herramienta innovadora que actualmente se utiliza cada vez más en diferentes áreas y ¿Por qué no en los scouts?.

La inteligencia emocional se refiere a la capacidad humana de sentir, entender, controlar y modificar los estados emocionales de uno mismo y también de los demás, esto no quiere decir  que debamos ocultar nuestras emociones, por lo contrario, debemos dirigirlas y equilibrarlas dependiendo la situación en la que nos encontremos.

Durante nuestras actividades scouts constantemente estamos trabajando en equipo ya sea para juegos, foros, proyectos y empresas, en los cuales podemos adoptar el manejo de este instrumento innovador para mejorar nuestro trabajo en equipo como ser:

  • La transparencia en la comunicación: El poder intercambiar sentimientos y formas de pensar estrechan los vínculos del equipo, aumentando la confianza y las relaciones entre los integrantes. La transparencia en la comunicación permite, además, que en los trabajos en equipo haya una mayor honestidad  y claridad en las ideas. De esta forma hay un mayor conocimiento de las propias emociones y de las personas con las que nos relacionamos, por lo tanto hay un mayor rendimiento.
  • Capacidad de escucha: Saber escuchar en un grupo de trabajo tiene un valor extraordinario ya que se aportan muchas ideas y hay contribuciones de todo tipo, cuando hay una escucha atenta toda aportación va sumando para llegar a lo que se está buscando. Asimilar lo que nuestro compañero está diciendo es otro componente del grupo que ayuda a darse cuenta del valor y esfuerzo de cada opinión y punto de vista. Mediante este reconocimiento los integrantes del grupo se sienten con más confianza y entusiasmo para proponer ideas y expresar sus diferentes puntos de vista, entendiendo que las demás personas escuchan, los tienen en cuenta y respetan.
  • Establecimiento de normas y respeto mutuo: Para que el grupo esté unido y haya cierta organización entre sus componentes, el establecimiento de normas resulta esencial, al igual que el respeto mutuo. Es importante que se respeten las diferencias individuales, haciendo una integración de cada punto de vista que sea diferente. De esta forma se valida la contribución de cada persona, sin caer en los ataques y el aislamiento.

Estos factores propios de la inteligencia emocional, no tiene mayor relevancia si solo algunos integrantes del equipo lo poseen; lo importante es adoptarlo y trabajarlo hasta formar estas actitudes en todos los integrantes y así poder responder de una forma constructiva ante situaciones emocionales incómodas, logrando así un mayor desempeño y rendimiento por parte de cada miembro del equipo.

Silvia Catalina Rivera