El Movimiento Scout es sin lugar a dudas la organización voluntaria más grande del mundo y es más que juegos, diversión y activismo medioambiental.

El Escultismo funciona como apoyo en el desarrollo de habilidades que ayudan a encontrar trabajos importantes y terminar trabajando en grandes posiciones dentro de empresas y organizaciones.

Estas habilidades son organización, autonomía, ingenio y trabajo en espíritu, y son solo algunas de todas las que uno puede aprender dentro del movimiento scout y terminan siendo muy parecidas a las de un ejecutivo en su servicio de función.

¿Qué tan involucrado está el Movimiento en la sociedad?

Como trabajadores todos conocemos o conocimos a alguien que es Scout en nuestro ambiente profesional siendo un compañero, un jefe de departamento o incluso el propio director de la empresa. 

No es sorpresa que muchos de nuestros superiores hayan estado en el movimiento en su juventud y lejos de solo aprender habilidades prácticas (tales como armar un fuego, construir un refugio, dar primeros auxilios, etc), también aprendieron habilidades gerenciales que fueron luego útiles en sus vidas profesionales.

Algunas personas en grandes posiciones en diferentes compañías tienen algo que decir al respecto;

“Cuando uno es un líder scout, tiene que ser autónomo y organizado. Uno tiene que aprender a liderar una patrulla, a organizar diferentes tipos de actividades y mostrar dureza, pero también ingenio, flexibilidad de mente y agilidad mental para lidiar con dificultades imprevistas en nuestra vida cotidiana.»

Explica Dominique Gros, director de finanzas de Servicios Kelly en Suiza, Italia y Hungría, y fue Scout desde sus 7 años hasta sus 20.

Pero también dice que “los scouts no son una escuela de administración” y esto lo explica de forma de que él obviamente no aprendió lo que sabe de administración en los Scouts, pero sí le sirvió como sus primeros pasos e incentivo en estudiar administración.

Haber sido un líder Scout en tu juventud, con grandes habilidades sociales aprendidas y con una vasta red de amigos y conocidos scouts, permite conseguir trabajo más fácilmente o ascender entre los diferentes puestos de trabajo.

De todas formas no es la perspectiva de todos…

Otras personas dicen que los scouts no tuvieron influencia alguna en su vida civil o militar, siendo este caso el de Stéphane Meylan, quien dice que el escultismo fue un mero incentivo en continuar su carrera y ayudar de forma indirecta.

El escultismo no solo es una buena fuente para asegurar buenos trabajos, sino también una buena fuente para tener una gran actitud, para cambiar y desarrollar la  personalidad de uno en su máxima capacidad, funcionando como una buena motivación para conseguir trabajos en el futuro tal como en el caso de Stéphane.

Todos estamos seguros de cómo nos ayuda y nos da herramientas para la vida y para saber cómo actuar ante distintas situaciones. Podemos ciertamente afirmar que una persona la cual ha hecho valer su promesa scout durante años, no actúa de la misma forma ante un problema, que una persona que no ha obtenido esta forma de educación no formal.

Marcos Hernández.