“Si un extraño le hace a uno la Seña Scout, se deberá enseguida corresponder y darle la mano izquierda con el saludo Scout. Si enseguida muestra su insignia, o en alguna forma demuestra ser Scout, se le deberá tratar como a un hermano Scout y prestarle ayuda”

Baden Powell, en su obra “Escultismo para Muchachos”.

Un hecho que a menudo ponemos en práctica es el saludo Scout o, como comúnmente lo llamamos, el apretón de mano izquierda. Es de público conocimiento, y sino, te estás enterando ahora, que se realiza con la zurda por la cercanía al corazón.

Un suceso histórico que vino para quedarse

Nuestro fundador, en sus años de capitán del ejército británico, fue enviado a batallar a una de las guerras “Anglo-Ashanti”. Cuatro conflictos bélicos entre el Imperio Asante y el Imperio Británico fechados en los años 1824 y 1901. B. P., siendo consciente del conflicto de muertes producidas, toma valor y se enfrenta con el jefe de la tribu opositora, el llamado “Prempeh”. 

Baden Powell, en ese intento de derrocamiento, hace notar su lado más humano dejando de lado la rivalidad extendiendo la mano derecha en señal de amistad. Prempeh rehúsa ese acto y le estrecha la palma izquierda diciendo:

“En mi pueblo el más bravo entre los bravos es saludado con la mano izquierda”

Esta frase fue acompañada por ciertas líneas explicando que sólo un verdadero soldado es capaz de quitarse su escudo, para saludar a quien merece este gesto.

Apartemos nuestro caparazón 

Los guerreros empuñan su arma con la mano derecha y su escudo con la izquierda. Dejándolo de lado, es como demuestran la confianza que depositan en el otro, despojándose de su defensa, de su mayor protección, y entregándose a la hermandad que los une.  

Nosotros, tomamos esta práctica y hacemos de este gesto algo que se replica a nivel mundial como signo de reconocimiento entre Scouts desconocidos. ¿Su trasfondo? para revelar y reconocer que alguien es nuestro compañero, nos privamos de nuestra coraza, que es nuestro escudo en señal de seguridad y buena fe.

Además, la mano izquierda es la más cercana al corazón, y es ahí donde portamos el afecto y el respeto por nuestros pares.

Lucía González.

Fogonvirtualscout@gmail.com