La comunidad rover Coña-ripe y la comunidad caminantes Juan Chiabrando del grupo scout Nuestra Señora de Luján se unieron para ayudar.

Campaña 

Durante el período más estricto del aislamiento les pareció que lo más urgente era ayudar a los merenderos que hay en su ciudad. A ellos concurren niños y familias de escasos recursos, pero al quedarse sin suministros estuvo en pausa. 

“Así que hicimos una campaña llamada panza llena corazón contento que consistió en juntar alimentos para el merendero.”

Nos cuenta una de las integrantes

Segunda campaña 

Al ver que la situación se prolongaba y las familias seguían sin la posibilidad de salir a trabajar, realizaron otra campaña. En ella juntaron juguetes para el día del niño que entregaron a los pequeños que van al merendero. 

Meta

La meta era juntar la mayor cantidad de alimentos no perecederos posibles en dos o tres semanas para poder llevar los mismos cuanto antes.

Estas dos comunidades buscaban acabar con el hambre urgente. Ahora con mayor organización por parte del municipio y otros órganos locales, se pudo organizar mejor.

En ese momento fue muy duro para toda la ciudad, sobre todo para algunos barrios que se formaron hace pocos años.

Actualmente las campañas no siguen en pie, pero no descartan que si endurecen las medidas de aislamiento vuelvan a activarse.

Melanie López

Fogonvirtualscout@gmail.com